• mariatorrese0

¡¡Hinchazón!!


Entendemos tanto lo que es estar hinchada, esa sensación en la que no te queda nada bien, en la que tu peso ideal no está, tu piel está reseca, y aunque hayas sido una persona asidua al gimnasio, tu figura no lo demuestra.


Es un hecho de que muchas personas pasan por esto, ¡incluso los hombres! Aunque no hay evidencia concluyente para culpar al frío por el aumento de la cintura, hay estudios que demuestran que con bajas temperaturas se es más proclive a consumir más calorías.

Una investigación publicada en el European Journal of Clinical Nutrition encontró que los participantes consumieron en el otoño 86% más calorías diarias que en la primavera y eligieron más alimentos altos en grasa.

Recuerda esos inviernos helados, uuf, qué bueno tomarse un rico chocolate caliente, o un té con leche. Nuestro cuerpo nos pide calorías por el frío que hace. En el pasado era necesario almacenar grasa en el cuerpo durante los meses fríos porque la comida escaseaba, eso ahora NO sucede, tienes supermercados y un hogar confortable para pasar el frío.

Claro, eso pasa en invierno, pero y...¿en verano? ¿qué hacer en verano?

Según Peter Whorwell, profesor de medicina y gastroenterología de la Universidad de Manchester, Inglaterra, "la hinchazón es un síntoma mas que un diagnóstico, así que no existe definición como tal. Desde mi experiencia por tratar con pacientes que reportaron sentirse hinchados, la mejor manera en que puedo describirlo es: un sentimiento de presión en el abdomen. Algunas personas dijeron sentirse incómodas mientras que otras experimentaron distensión estomacal".



*Dato rosa: el estómago de un adulto promedio puede expandirse hasta cuatro veces su tamaño y si se sigue viendo más grande de lo normal un par de horas después de haber comido, es normal.

"Lo que la mayoría de las personas experimenta cuando habla de hinchazón es una reacción a la comida o un problema con la digestión" dice la nutriológa Amanda Hamilton, coautora del libro The G Plan: The revolutionary Diet for Gut-Friendly Weight Loss. "La mayoría de la comida que se consume es absorbida en el instestino delgado, pero los remanentes, la fibra alimentaria y algunos carbohidratos, pasan al intestino grueso, en donde la flora intestinal se alimenta de esto y lo fermenta, liberando gases que pueden salir del cuerpo, o estancarse y provocar hinchazón." Los microbios de los intestinos influyen en todo, desde el sistema inmune hasta la salud cerebral y, sí, hasta la hinchazón.

Tim Spector, profesor de epidemiología genética en King's College de Londres dice que "si el organismo reacciona de manera excesiva y la comida se fermenta demasiado, es un problema de desbalance en el microbioma". Aunque se puede ayudar al cuerpo tomando probióticos, hay que considerar que el cuerpo es un todo, donde las hormonas hasta el nivel de estrés influyen.


Dato rosa #2: 47 son las horas promedio en que pasa la comida por el intestino grueso de una mujer, en los hombres son sólo 33.


Difícil de digerir

Algunos alimentos como la cebolla, el ajo, coliflor, brócoli y repollo producen más gases. Además, la tolerancia de las personas a los alimentos cambia de un mes a otro. En resumen, no hay una regla cuando se trata de la hinchazón. Y es importante NO excluir ningún grupo alimenticio. Entonces, lo que se debe hacer es lo siguiente: la clave es no cocer demás las legumbres y granos enteros y prepararlos bien. Reduce las propiedades de gases de las legumbres y leguminosas remojándolas un par de horas y enjuagándolas antes de cocinarlas. Parte de a poco a incorporarlas en la dieta, para probar a qué le tienes mejor tolerancia.

Comer mientras caminas, conversas o en tu escritorio de trabajo puede hacer que te hinches más. No estar concentrado cuando uno se alimenta implica que tragarás más aire, el cual se acumulará en los intestinos. Y si lo acompañas de una bebida, uuff...estaremos mal. Además, comer mientras te mueves significa correr el riesgo de no digerir bien la comida. Si regularmente no paras de expulsar gases después de las cuatro de la tarde, esta puede ser la razón. El exceso de gases aparece cuando la comida se fermenta. Digiere bien sentándote y masticando despacio. Si puedes pararte para dar una vuelta luego de comer, ¡excelente!.


Prueba de todo

¿Qué colocarás en tu plato? Una de las causas más importantes de los desbalances del microbioma es la falta de diversidad de las dietas de hoy en día. Es fácil atascarse en la rutina, bien lo sabemos, comer lo mismo todos los días y cocinar alimentos del mismo tipo, sin embargo, necesitas amplia variedad para darle diversidad a las bacterias. Así que añade algunos frutos secos o semillas, ¡atrévete!


Reacción intestinal

La única manera de evitar la hinchazón provocada por un intestino sensible es llevar un diario alimenticio detallado, seguido de una dieta de eliminación y reintroducción, haciéndolo con un alimento a la vez. Obvio, esto debe ser siempre bajo la mirada estricta de un profesional de nutrición.


Para la mayoría de las personas, la hinchazón es intermitente y los motivos fácilmente detectables; sin embargo, si la que tú posees es persistente, es tiempo de ver un médico. En casos RAROS, puede ser síntoma de algo más serio, como cáncer en los ovarios o enfermedad inflamatoria intestinal, y el doctor querrá descartar todas las opciones.

La verdad es que la hinchazón es complicada, pero si tienes dudas siempre consulta a tu médico.

17 views

Todos los derechos reservados para TRAIN4LIFE © 2017